OSO, WA - Ya son cuatro años desde el enorme deslizamiento de tierra en Oso y aún sigue siendo el deslizamiento más mortal en la historia de la nación matando 43 personas y destruyendo una comunidad entera.

Los escombros continúan ahí como un recordatorio constante de ese día fatídico en el 2014.

Una mujer de Kennewick se había mudado a Oso justo una semana antes del deslizamiento y murió en el desastre seis meses después. La comunidad plantó 43 arboles para recordar conmemorar la vida perdida en esta tragedia.

Actualmente, esos arboles miden cerca de 5' de altura.

Recommended for you